Mitos y Verdades Sobre los Gatos

Los gatos son animales fantásticos, inteligentes y muy independientes, aunque esto no debe relacionarse con la falta de cariño. Constantemente se hace diferencias entre los perros y los gatos, cosa que es totalmente errónea, pues se tratan de dos animales de naturaleza muy diferente y no se puede pretender que se comporten de la misma forma.

Los gatos en este caso son animales mucho más liberales, que requieren de cierta libertad para desarrollarse, pero así como las personas tienen distintas personalidades los gatos también la tienen.

Es por esto que no puede generalizarse cuando se habla de ellos, pues puede haber algunos más caseros que otros, unos que buscan el cariño de sus amos y otros más esquivos, pero esto en ningún momento quiere decir que sean agresivos o poco confiables.

Pueden ser tan fieles como los perros o incluso mucho más, solo debes dejarlos ser y no pretender obligarlos a hacer lo que no les gusta. Cuando los conoces y sabes de las capacidades tan enormes que tienen para amar a sus amos, es inevitable no enamorarse de ellos.

El pelo de gato da alergia

Los pelos del gato aunque sean finos no causan alergia ni ninguna otra enfermedad. Lo que puede causar una reacción alérgica es la saliva del gato, y el animal en cuestión no es el culpable, sino el humano que debido a su condición genética, su cuerpo produce esta reacción.

gatonegroblanco
Por eso está muy mal que las personas culpen al gato de sus enfermedades cuando la verdad es que son ellos quienes padecen el problema. Y esto es bastante fácil de controlar, puedes tener un tratamiento médico o bañar al gato con regularidad, sin tener mucho contacto con su saliva.

Los gatos causan infertilidad a las mujeres

Otro de los mitos incoherentes que se han prolongado a través de los años, no hay ningún estudio médico que demuestre que esto es cierto, y los médicos humanos no deben alimentar este mito, pues ellos no han estudiado a los animales.

El gato no tiene un poder sobrenatural para que las mujeres no queden embarazadas, en el caso de que una mujer con un gato resulte infértil es pura casualidad. Y en vez de creer en rumores, mejor es irse a los hechos y preguntar cuántas mujeres con gatos son madres felices con muchos hijos, que seguramente son muchas más que las infértiles.

No deben estar junto a mujeres embarazadas

Este mito está relacionado al anterior, y se debe a la falsa creencia de que el gato transmite la toxoplasmosis, una enfermedad que daña al feto. Algo que es totalmente falso, el humano se contagia si tiene contacto directo con las heces del gato, si es que está contaminado, cosa que se puede controlar solamente teniendo cuidado en como manipulas sus desperdicios.

Hay un estudio que demuestra que el humano se contagia de toxoplasmosis en un mayor porcentaje por comer carne contaminada, bien sea de vaca, cerdo o cordero, que no está bien cocida, también en las verduras, huevos y leche que no esté pasteurizada.

Un 80% de los gatos doméstico, no come ratones ni otros pequeños animales, solo los usa como instrumentos de juegos, rara vez se los come.

Los gatos siempre caen de pie

Los gatos tienen mucha elasticidad gracias a su columna vertebral, pero esto no quiere decir que sea infalible. Aunque pueden darse la vuelta en el aire y caer de pie desde ciertas alturas, no siempre se da el caso y depende más que todo del tipo de vida de los gatos.

Si tu gato es doméstico, sale poco de casa y no tiene una vida física muy activa, es probable que si se cae de una altura muy grande sufra graves lesiones que le lleven incluso a la muerte. Pues no están acostumbrados y al caer tensan los músculos y no toman la posición adecuado, lo que produce fracturas y lesiones mortales.

Los gatos toman leche

Si toman leche, pero en general la de su madre cuando están pequeños. Los gatos al igual que otros animales, no tienen la enzima que se encarga de digerir la leche de vaca, lo que les produce un efecto parecido al que tienen las personas intolerantes a la lactosa.

Le puedes dar un poco, pero solo como un antojito. No hagas de la leche su alimento habitual, sino como una pequeña merienda ocasional. Y si tienes a una gata gestante puedes darle un poco a diario mientras se encuentra en este periodo, y a los gatitos lactantes también.

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply: